Pescado fresco fresquísimo al horno.

He querido hacer este pescado al horno así, sin más, para que veáis la diferencia entre lo no muy fresco, lo fresco y lo fresquísimo. Éste es fresquísimo. Del mismo día. Pero del mismo día real. Cuando en la pescadería veis el cartel de “del día” o algo así… pues no. Lo siento, pero no. Vaya que si lo siento!!!! En el mejor de los casos está pescado el día antes. Daros cuenta, los barcos tienen que entrar a puerto, rular el pescado…. Y llegar a la pescadería.

Cuando realmente tenéis pescado del día, esto es lo que pasa cuando lo metes al horno:

 

la foto 5

Y no está ni pasado de cocción ni nada. Ni con mucha temperatura. Siempre ocurre lo mismo. Se encoje, la piel se rompe muchísimo más… y, por supuesto, la textura es absolutamente diferente: hay que, literalmente, morderlo. Y el sabor… en fin.

Sé que resulta difícil conseguir este pescado. Cualquiera pescado de modo profesional debe ser rulado previamente, así que por ahí va a ser difícil. Sólo os quedan dos opciones: pescarlo vosotros o haceros con un amigo pescador. Je, je… son amistades muy provechosas!!!!!

574464_497899686909330_1838645113_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s