Calabacines y gambones. A partir de ahora, amigos inseparables.

Pues casi que es difícil hacer que un simple, y a veces simplón, calabacín, esté más bueno…

Necesitamos.

Calabacines.

Gambón. (ojo con las gambas de piscifactoría… asegúrate de que pone pesca extractiva o pescados en tal o cual sitio…)

Ajos.

Aceite.

Sidra o vino blanco.

Facilísimo. Vayamos por partes. Primero el ajo en láminas con algo de aceite a pochar en la sartén.

SONY DSC

 

Ojito que no se queme. Para ello, en cuanto coja un ligero color, añades los calabacines en trozos grandes (por nada en particular… me apetecía… cuestión estética) y las cabezas de los langostinos, que machacas para que suelten el juguillo.

SONY DSC

 

Les das la vuelta a los calabacines cuando ya estén doraditos por un lado. Todo esto a fuego lento para que el ajo no se nos queme nada de nada. Y añades sidra en cuanto ya todo vaya cogiendo color.



SONY DSC

Luego los cuerpos y les das un minuto por cada lado. Listo.

SONY DSC

 

Lo único con lo que tienes que tener cuidado es con el fuego. Poquito desde el principio. Que los ajos no se quemen nunca, que entonces es cuando la fastidias toda. Así que controla mucho eso. Vete dándoles la vuelta. Y, si ves que la cosa se complica, chorrito de sidra para parar la cocción.

Por cierto… no dejes de poner las cabezas para chupar!!!!!!!!

SONY DSC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s