Seguimos con la saga… “JuanPalomeando con ternera” (4)

Listo. Ya tienes ternerín o lo que sea. Y, como todos, tiene su DNI que en su caso no llevan en la cartera sino en la oreja, con su consiguiente ficha añadida. Papeles obligatorios para todo el proceso, desde la venta al transporte en camión (si les paran han de enseñar todos los papeles de todos los animales), el matadero (no matan nada que no tenga papeles), y la carnicería (ni de coña venden nada sin papeles).

Pues nada… habrá que quedar con alguien que tenga camión para ganado y llevarlo al matadero. Pero, eso sí, no basta con ir y listo. Hay que avisar de que vas!!! Que, si no, es ir pa´na!!!

Y necesitarás una cuenta. Me explico. No trabajan con cualquiera que pase por allí. Los tratantes, carniceros… están registrados. Necesitarás que alguno de ellos te haga el favor. Puedes hablar con el carnicero que luego te va a despiezar la carne, es la forma más cómoda y así es como lo hago yo.

SONY DSC

Toc toc, llamas en el matadero y aquí es donde llega la peor parte de todas. Esa de la que nos gustaría no ser conscientes. Estamos encantados de encontrarnos esa pedazo chuleta en nuestro plato pero no pensamos ni por asomo que de algún lado ha salido. Y llegados a este punto es cuando piensas en la vida fantástica que ha tenido ese animal, en que todos, tarde o temprano nos morimos y en eso que de una manera tan chula trataban en la película de El Rey León: “el ciclo de la vida”.

Y llega el momento de recoger la pieza. Estará como te la ves en cualquier camión que llega a una carnicería: abierta en canal y sin las vísceras, pezuñas y cabeza y pesará mucho menos que al principio. En mi caso no soy yo quien se encarga de recoger la carne en el matadero y le dejo esta labor al propio repartidor que habitualmente le lleva la carne a Carlos, el carnicero. Y toda la casquería puedes quedártela tú o dársela a ese repartidor como pago.SONY DSC

Sobre la casquería ocurre una cosa muy curiosa. El hígado es la zona más cara y también la que es sometida a los controles sanitarios más estrictos, por lo que si presenta alguna ligera mancha, tururú. Te has quedado sin hígado… El problema es que, oye, mira tú por dónde, una de cada dos veces el hígado tiene “mala pinta”… en fin… es lo que hay. Mamoneos. Pero tú te quedas sin hígado.

La parte buena de esto es que, por supuesto, la carne pasa absolutamente todos los controles sanitarios necesarios del mismo modo que si es una carne de animales estabulados y cebados.

Luego viene el tema de la maduración. Un ternero joven no necesita más que un par de días o cuatro para que la carne repose y luego ya se corta y listo. Si hablamos de una vaca vieja, eso que te ponen en los restaurantes como buey (no lo dudes ni por un momento… sencillamente no hay bueyes para tanto!!!), necesita más tiempo de cámara. Un par de semanitas no se las quita nadie para que se vayan deshaciendo unos pequeños cristales que aparecen y que tienen textura casi ósea. Y así, poco a poco la carne va curando y ablandando.

… si te has leído esta cuarta parte de la saga… seguro que mañana te leerás la quinta!!!!

… la pena es que con la quinta ya vamos bien… todo lo bueno se acaba… jeje… Y es que estas entradas os están fascinando!!! , me lo dicen las estadísticas del blog!!!

… cómo molaría que esta forma de funcionar empezara a ser más habitual… no?

Anuncios

6 comentarios en “Seguimos con la saga… “JuanPalomeando con ternera” (4)

  1. Pues sí, fascinados nos tienes! Didáctico y divertido, me encanta!! Ojalá estuviera más cerca para acercarme el fin de semana, será cuestión de imitarte y organizar algo parecido cada uno en su zona.

    • Ole, ole y ole!!!!
      Ese es el objetivo!!! Hacerlo por ahí!!! Vete contándoselo a tus amigos, familiares… genera la necesidad!!!
      Y luego, tírate al monte en el sentido estricto y metafórico para encontrar algo que se acerque a tus necesidades y para organizarlo todo.
      Si tienes la mitad de acogida que estoy teniendo yo!!!! Fliparías!!!!
      Animo!!!
      Y, para cualquier cosa, aquí estoy!!!!!
      Un saludo, Carol.

  2. Vaya faena que nos hacen con el hígado!!, a ver si tienes suerte y el tuyo (el de la ternerita) está perfecto.
    Yo ya estoy esperando la quinta entrega…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s