Lubina al horno y dos cabezas de ajos.

Después de unos cuantos días dedicados a la ganadería con la iniciativa que no es iniciativa porque no inicia nada… más bien la recuperación de costumbres de eso que “antes” (y ahora) se “hacía” en los pueblos y que llamaban matanza (hay que ver cómo nos la cogemos con papel de fumar hoy en día y lo mal que nos suena eso de “matanza”… ), volvemos al tema que nos ocupa de la cocina. Bueno, en realidad, uno de los temas que nos ocupa!!! Porque entre terneras, huertos urbanos o no tan urbanos y otras gaitas… menudo mosáico!

Así que va, empezamos flojitos… jeje… hoy lubinísima.

Cocinar con productos de ésta calidad es fácil. Pero también es verdad que si la cagas… Así que algo de tensión siempre hay en el ambiente, por más que uno piense que tiene dominado el horno.

My beautiful picture

Necesitamos.

Lubina. Te sirve merluza, por ejemplo.

Patatas. Como siempre, ojito con las patatas si aun andas con esos bajonillos hipoglucémicos o si necesitas bajar algo de peso.

Cebollas.

Ajos. Muchos ajos.

Aceite.

Por partes. Primero las patatas que las troceas en rodajas tirando a anchas y las fríes un poquito.

Y con la cebolla, por otra parte, que la ablandas un poco en la sartén a fuego medio con un poquito de aceite.

My beautiful picture

Como queremos que el saborcillo a ajo lo impregne todo, puedes ya añadirle un ajo machacado con piel y todo a las patatas y a la cebolla de la que se van haciendo… tú mismo. Yo he preferido añadirlo luego. Encima de las patatas una vez que el pescado ya estaba colocado. Y ya ves que no me he cortado un pelo! 2 cabezas de ajos!!!

My beautiful picture

Y luego he añadido la cebolla por encima para tapar un poquito los ajos y también la lubina para que no se doren demasiado unos y proteger la piel de la segunda para que no se seque por fuera.

My beautiful picture

Y 170 grados y 40 minutos después… magia. Sácala cuando empiece a haber zonas de la cebolla que se empiezan a tostar. Aunque aquí se trata de tenerle cogido el punto al horno. De cualquier forma, el cubrir de cebolla la lubina te da un poquito más de margen. No os podéis hacer una idea de lo buenísima que estaba…

My beautiful picture

Anuncios

2 comentarios en “Lubina al horno y dos cabezas de ajos.

  1. A tope con los ajos!!! Me da que eres de los míos, yo también adoro el ajo y se lo pongo a todo y en buena cantidad. Y esas lubinas, vaya pinta!! Supongo que con ese tamaño serían salvajes, yo a veces las tengo visto aunque es difícil porque hoy en día la mayoría vienen de piscifactoría. La única ventaja de esto es el precio, que es mucho más asequible, pero donde este una buena lubina salvaje… ni punto de comparación!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s