Lo que han dicho sobre la Ternera Aventura.

Marta y Hugo.

Pues ya que nos has pedido un pequeño favor, ahí va nuestra opinión sobre la ToroAventura, faltaría más!!

En primer lugar, queremos agradecerte enormemente esta gran iniciativa. Sin duda, ha sido una experiencia inolvidable totalmente distinta a todo. Gracias a la implicación al 150% de Carlos todo salió a la perfección.

En segundo lugar, poder participar e involucrarte en la selección del animal, conocer de primera mano al ganadero, que te explique en qué condiciones se ha criado su ganado, saber que la carne que te vas a comer se ha criado al aire libre, pastando a sus anchas y en las condiciones más naturales posibles. Atender a una clase de despiece de la carne con un carnicero de confianza y que el propio carnicero alabe el color y la textura de esa carne en comparación con la carne “comercial”, que se extrañe de que sea tan tierna al conocer que es un toro de 5 años, sentirte útil en la “cadena de montaje” que preparamos repartiendo, embolsando, etiquetando todos los lotes de la carne y ver que todos participan en armonía y con ganas. Llegar a la carnicería a las 8,30 h de la mañana, no salir de allí hasta las 16,00h colaborando con el resto y que se te pase la mañana volando. Llegar a casa, no tener comida preparada, pero sí tener 24 kilos de una carne de excelente calidad y variedad. Prepararte un filete a la plancha o un solomillo con esa estupendísima carne, apreciar lo tierna y sabrosa que estaba gracias al mimo con el que llevaron al toro al matadero y al acierto de Carlos en el tiempo de maduración antes de su despiece. Por último, saber que aún te quedan en el congelador kilos de carne para este invierno y que no tendrás que pasarte por una carnicería en una temporada…

TODO ESTO NO TIENE PRECIO!!

Sólo podemos quitarnos el sombrero y decir Chapeau!

Ahhhh!!! Y por la tarde tener el gran honor de asistir a una master class con el Chef Remis para aprender a cocinar todo lo que adquirimos por la mañana. Y para colmo degustar los platos que con tanto cariño y esmero nos preparaste…se puede pedir más a un día tan intenso??? Nos sentimos muy afortunados ya que ha sido un verdadero LUJO.

Marcos.

Gracias a Carlos de Hoycomemosjuntos iniciamos un grupo de gente una aventura en busca de carne de vaca que sólo haya pastado y no hubiese estado estabulada. Así que un soleado sábado nos fuimos a hablar con el ganadero y, finalmente, nos decidimos por un toro.
Tres semanas después nos encontramos en la carnicería para pasar una divertida e instructiva mañana de domingo despiezando el toro y haciendo los correspondientes lotes. Gracias a la buena voluntad de todos, actuando de forma colaborativa, la distribución y reparto fue a satisfacción de todos.
Así que me fui para mi casa con mis 14 kilos de carne. Esa misma tarde tuve la oportunidad de probarla en casa de Carlos: sabrosa hamburguesa y espectaculares costillas, de las que ya ha dado cuenta él en su blog.
El jueves probé la que me llevé yo para casa: los filetes eran impresionantes. Pese a ser toro y de 5 años, la carne estaba tierna y sabrosa, incluso como en mi caso, a la plancha y poco hecha. Con intenso sabor, estaba deliciosa y se deshacía en la boca.
Para mañana ya preparé el caldo y las verduras con las que haré la carne para guisar. Qué gran acierto participar en esta aventura Paleo-cárnica.
Decía Carlos que en dos meses otra aventura. ¿Dos meses? Yo me quedo sin carne en breve!!!

Caroline.

Gracias por todo y la carne ésta genial. La experiencia fue muy buena de conocer y compartir ésta aventura con gente que no conocía. Estamos cada día comiendo una carne realmente de primera calidad y le sienta muy bien a mi cuerpo. Lo único que encuentro a faltar es haber podido aprovechar los organos del animal ya que como seguramente sabrás son las fuentes más ricas y biodisponibles de vit liposolubles y minerales. Por este motivo voy a lanzar la compra de una ternera también de pasto en Paleoastur ya que seguramente tengamos acceso a los organos. Gracias de nuevo y de parte de mi perrito también que se ha puesto las botas.

Mónica.

Cuando Carlos me avisó de su plan de compartir su experiencia comprando carne directamente del monte, sin pasar por el cebadero, me apunté sin pestañear. Hace mucho que considero que esta es la única carne que deberíamos comer, un animal sano hace un alimento sano, y por ende un comensal sano. Se me abrió todo un mundo de posibilidades cuando me di cuenta de que no importaba que en la carnicería no existiera este producto, y ni siquiera que ningún ganadero se estuviera planteando producir un producto rematado a base de hierba, en lugar de cereales. Resulta que había una manera de hacerlo todo uno mismo, ¡y Carlos sabía cómo! No os podéis imaginar la cantidad de esfuerzo, dedicación desinteresada y generosidad que Carlos ha puesto en esta ternera-aventura (al final resultó ser toro-aventura, pero esa es otra historia). Desde organizar la primera visita al monte, cerca de su pueblo, hablar con el ganadero, organizar la recogida y transporte del animal, hasta su almacenamiento, determinar el grado de maduración óptimo teniendo en cuenta la edad del animal, el despiece, reparto, ¡¡e incluso preparación!! Y todo con una sonrisa en los labios. El resultado ha sido espectacular. La carne tierna y sabrosa, huele que alimenta mientras la cocinas, y sabe a gloria. Y por si eso fuera poco, con la tranquilidad de saber exactamente de dónde viene, de un animal que vivió una vida digna y murió sin innecesario sufrimiento. Carlos, siento no haber podido estar con vosotros durante todo el proceso. ¡La próxima no falla!

Emilio

Hola Carlos, Concha preparó costillas con repollo y estaban de vicio. Como es lógico el tiempo de cocción de la carne es bastante mayor que el de la “carne normal”
Cuenta con nosotros para la siguiente!!!

Manu.

La opinión de sobré la carne nuestra es fácil:
De momento solo hemos comido unos filetes de los “malos”, de esos que decía Carlos el carnicero “para empanar que es carne más dura”, y MADRE MÍA, cada vez tengo más ganas de comer de la “buena” porque sí la mala estaba así…

Juani

Independientemente dé la calidad, que es obvia , hay que reconocer que en esta aventura has puesto toda LA CARNE en el asador.

 

Jorge.

Ya tenía ganas de disfrutar de un animal auténtico, criado en el monte, alimentado solo de aquello que la naturaleza pueda darle, sin intervención humana. Había disfrutado de algunas piezas de ternera con esas condiciones y la idea de que esta vez fuera un toro sembraba ciertas dudas, no sobre la calidad de la carne, sino respecto a la “cocinabilidad” del animal…. Pero nada más alejado de la realidad, las previsiones más optimistas se cumplieron. Dos adjetivos califican tanto el nivel de la carne como la experiencia “ternera-aventura”, a saber: tierno (entiéndase que es un toro, no un ternero…) y sabroso. El tercer calificativo sería “sano”, pero evidentemente con eso ya contaba!!

SONY DSC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s