Pote de setas.

No puede ser más fácil y no puede estar más bueno. De verdad.

Necesitamos.

Setas. Las mías eran macrolepiotas recogidas de por la mañana. Utiliza setas o champiñones normales. Eso sí, al menos que sean frescos.

Cebolla.

Patata. Como siempre, que no sean un habitual en tu dieta salvo que hagas mucho deporte o tengas tus glucemias muy controladas.

Ajo

Aceite

Perejil

 

Un poquito de aceite en una olla y añades las setas cortadas un poco de cualquier manera. Y rehogas hasta que empiecen a coger color. Ojito que no se te agarre el fondo. Si ves que empieza a ocurrir, añádele un poquito de agua para quitarlo y seguir cocinando.

My beautiful picture

Un poquito de ajo y sigues dándole meneos.

My beautiful picture

Luego añades la cebolla cortadita bastante fina y un poquito más de aceite que necesitará para seguir rehogando todo junto. Con el mismo cuidado de antes: que no se agarre.

My beautiful picture

Añades agua y las patatas chascadas, no cortadas a cuchillo, para que se vayan deshaciendo y espesando la preparación. Cueces todo una media hora, hasta que las patatas estén.

My beautiful picture

Y, por otra parte, te curras un majado a base de perejil y ajo.

My beautiful picture

Montas el plato colocando un poco de majado encima.

Menos mal que hice una buena cantidad, porque estaba buenísimo. Por cierto, al día siguiente cocí hojas de berza en tiras y se lo añadí. Puf. Incluso más bueno.

My beautiful picture

Anuncios

2 comentarios en “Pote de setas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s