A propósito del Instagram. Niños y Dieta Páleo. Parte 3 (y definitiva)

Seguimos!!!!!

No te hago ni una pequeña introducción. Vamos al lío.

Una pregunta importante: ¿”tus” hijos son tuyos, o son suyos? Es decir, ¿qué nivel de independencia les otorgas? O, lo que es lo mismo ¿qué nivel de control tienes sobre sus vidas?

Entiendo que dependerá de su edad y de los momentos, pero, de algún modo, yo entiendo que Nano no es mío. Nano es Nano y aunque su salud sea cosa mía actualmente (tiene 6 años), mi labor es fundamentalmente la de no cerrarle puertas en un futuro.

Te pongo un ejemplo: la educación. Muchas veces Nano me dice que no quiere ir al cole (también que no quiere comer pescado, por ejemplo). Sin embargo yo sé que en el cole luego se lo pasa bien (y que el pescado sí que le gusta… aunque prefiera unos nuggets). Así que sigue yendo al cole y sigue comiendo pescado, e intento que se lo pase teta en el cole y que las preparaciones de pescado sean lo más deliciosas posibles.

Bien. ¿Pero cuál es mi labor en cuanto a objetivos académicos? Pues entiendo que mi obligación es hacer que estudie de una manera reglada lo suficiente como para que nunca podamos echarnos en cara, él y yo, un futuro limitado por no haber estudiado lo suficiente. En otras palabras, no limitarle cuando sea mayor y tenga capacidad de decisión y una orientación para su vida. Imagínate que llega a los 18 años habiendo dejado de estudiar en Primaria porque no le gustaba el cole. Podríamos decir por tanto que el objetivo es… no sé… el graduado escolar??? (o como se llame, ya me entiendes). Algo suficiente para que no limite sus posibilidades de elección. Las suyas… no las mías.

ighj

(Nunca he puesto un pie de foto hasta ahora…. Éste bien merece ser el primero: “Papá Buceando”. Por Nano)

 

Con la alimentación creo que pasa lo mismo. Si yo fuera drástico en cuestiones páleo conseguiría un perfecto estado de salud para “mí” retoño pero estaría limitando su capacidad de elección en un futuro puesto que, por ejemplo, tal vez esa nula exposición al gluten lo convierta en un celíaco sin gen (prometo hablar sobre esto otro día) y lo obligue a vivir en un mundo rodeado de harinas a las que no estará adaptado, comportándose su cuerpo como si fuera celíaco en toda regla (celiaco con gen). Sencillamente a los 18 años se cagaría en su padre cada vez que sus colegas se fueran de pizzería. Muy sano, sí. Pero muy inadaptado.

Yo decido lo que me como porque soy mayorcito y decido mi vida. No puedo quitarle a mi hijo ese placer limitándolo.

Eso sí, soy el responsable de su salud y por lo tanto tengo que asegurarme de que el porcentaje páleo sea grande… aunque no lo mayor posible… tal vez una exposición pequeña pero suficiente a gluten, caseínas, saponinas y químicos varios le haga estar más adaptado al mundo en el que le va a tocar vivir.

Por cierto… ¿habéis pensado alguna vez que si toda una familia, una rama entera del árbol genealógico, se volviera estrictamente páleo es más que probable que se acabara extinguiendo? Todo ello previendo que la cultura de los alimentos procesados siguiera por el mismo camino y acabara siendo la única opción posible …

 

Por cierto, hemos hablado de hijos, pero no de nietos… ahí las cuestiones epigenéticas se complican bastante… porque en ese caso tal vez para algunas circunstancias merecería la pena comer como el resto del mundo hasta haberse reproducido para después empezar a cuidarse… uf… Eso para otro día. Si me atrevo, claro!

Anuncios

14 comentarios en “A propósito del Instagram. Niños y Dieta Páleo. Parte 3 (y definitiva)

  1. Guau¡¡¡¡ El nivel de tu artículo es excelente, cada día mejor Carlos, en serio.
    Nunca había pensado lo del gen celíaco… Justo anoche comparábamos los niños de ciudades grandes y los que viven en zonas rurales en relación a su exposición a las bacterias.
    Creo que es equivalente con lo que dices respecto a la exposición a los alimentos procesados.
    El ratio 80/20 entonces puede ser beneficioso según tu teoría, y cuando crezcan obviamente decidirán su camino, pero los papis nos quedaremos tranquilos sabiendo que cumplimos entregándoles las herramientas para cuidar su salud.

    Muchísimas gracias, me abriste un poco más mi mente.

  2. Hola Carlos,
    lo de los niños es un gran quebradero de cabeza. Tengo dos y mientras que a mi hija parece que no le afecta el gluten a mi hijo si come demasiado sí, aunque no sea celíaco (los análisis le salen negativos). Llevo una lucha diaria con ellos porque comen en el cole y allí comen de todo, pero en casa no prueban el pan, ni nada de cereales, ni siquiera en meriendas y almuerzos, que es lo más difícil pues todos sus amiguitos llevan el típico bocadillo y ellos lo llevan bastante mal.
    No sé si estoy siendo demasiado estricta…la verdad es que de una o de otra forma me siento un poco culpable…

    • Tranqui, Maite. Todos nos sentimos un poco culpables.
      Encontrar la medida es muy difícil.
      Supongo que marcando unos hábitos claros ya tenemos la mayor parte del trabajo hecho!!!!

  3. ¡Tema apasionante, Carlos! ¡Cada día te superas!
    Supongo que no se trata de encontrar ese equilibrio perfecto (porque igual nos volvemos locos en el intento); quizá yo lo entiendo como dar a nuestros hijos lo mejor con la tranquilidad de saber que incluso nuestra propia opinión, y con ella nuestro “fanatismo” (perdóname la palabra, me la aplico a mí misma;-) también es cambiante y pasa por distintas etapas. En mi caso, eso y la socialización (donde muchas veces cierro los ojos para que no me duela tanto 😉 son los dos comodines que me guardo para saber que mis hijos son parte del momento y el lugar en el que les ha tocado vivir. Yo estoy en el lado de los que pecamos de pasarnos, pero también me busco mis excusas, no creas, así que siempre pienso que las costumbres con la comida de los niños son algunas veces tan malas que poniéndome un poco en el extremo igual acabamos entre los del medio 😉
    Lo dicho, Carlos, me ha encantado la entrada. Y por cierto, en su momento, sopesé las posibilidades del Home schooling así que ya ves que no me muevo en la media 🙂 ¡Un abrazo!

  4. Un artículo buenísimo!! Espero que en el futuro retomes el tema porque es muy interesante. En cuanto a lo de comer como el resto del mundo y después de reproducirse empezar a cuidarse…podría ser una buena idea para tener descendientes más adaptados (ya que hay que tener en cuenta que cada vez la calidad de los alimentos es peor, es difícil comer bien y como consecuencia los “paleos” estamos en peligro de extinción) pero a nosotros seguro que nos pasaría factura…difícil elección!!!

  5. Excelente artículo Carlos! Pienso como aquí escribes, mis hijos tienen la base paleo, en el colegio he conseguido quitar gluten y legumbres porque son alérgicos (conseguí que los alergólogos me hicieran caso) pero es verdad que aunque intentamos seguir esta alimentación al 100% hay veces que porque dejemos que coman algo distinto, no digo siempre, no pasa nada. Hay que pensar que cuando se independicen pueden seguir otro tipo de alimentación y podemos haberles hecho mal sin nosotros quererlo. No sabemos como acertar!

  6. Siento la necesidad de escribir lo que hasta hace un momento hemos debatido mi marido y yo sobre el tema, Nuestro hijo de dos años hace dieta PNI desde que se inició su alimentación, gracias a él también nosotros la hemos iniciado y con ello, una serie de estudios sobre el tema nutritivo. Creemos que es esencial estos primeros momentos en el que su sistema inmunológico se está formando, ser más extrictos y evitar alimentos que le hagan daño, tenemos la suerte de poder ofrecerle no solo una alimentación basada en productos naturales, también una vida cercana a la naturaleza (vivimos en el campo). Bueno todo esto viene para explicar el debate, a mi me preocupa eso de crearle un rechazo en su cuerpo a alimentos que sabemos en un futuro probará, mi marido me justificaba, que no por evitarle una futura enfermedad vamos a crearle una (haciendo su intestino permeable, produciendole inflamación…), lo que si tengo claro es que cada vez que veo niños comiendo determinados productos, que yo antes consumía asiduamente (chuches, snaks…), se me revuelven las entrañas pensando en los venenos que llevan y por supuesto no me veo ofreciéndoselos a mi hijo como si tal cosa, con el fin de su adaptabilidad al medio futura. La clave está no tanto en el porcentaje de paleo que ofreces, si no en ser coherente a la vez que realista, educando.
    Es la primera vez que entraba en tu blog y voy a aprobechar este mensaje para hacerte una crítica, espero que te la tomes como constructiva, me cuesta mucho orientarme en tu blog, creo que te falta organización y estructuración, visito muchos blog sobre este tema y otros temas y creo que el tuyo está un poco enmarañado todo, cuesta encontrar lo que buscas, es una pena porque me han gustado tus árticulos. Oye, que aun así seguiré visitándolo y te tendré en mis marcadores.

    • Gracias Noe!!!!
      Me parece interesantísimo lo que planteas. Hacia ahí deberíamos tender todos. Los problemas son los alrededores de los críos… en fin… nadie dijo que fuera fácil!!!!
      Y gracias por la crítica!!!! Claro que me la tomo genial, cómo si no!!!! Sabes… déjame que me tire un moco: organizarlo todo cuando metes una entrada de lunes a viernes… resulta complicado de narices!!!! Y la orientación del blog no es tanto la de dar información estructurada, como la de hacer ver que se pueden hacer miles de platos diariamente sin mayor problema. Intento, eso sí, que haya cierta estructura con el “Especial desayunos”, o los “grandes éxitos de cada mes”… pero vaya… que huyo de una página estática. Mover se mueve!!!!!!
      Abrazo!!!!

  7. Es verdad, lo más díficil es el entorno, nosotros hasta ahora no teníamos problemas porque ha estado en casita, pero ahora que se le abre un mundo de relaciones sociales lo vemos más duro, ya veremos como lo encajamos sin desquiciarnos ni ser unos locos.
    Con respecto al blog, claro que se ve que lo dinamizas mogollón y la información y recetas son muy buenas (no es por pelotear), solo que algunas cosas me cuesta encontrarlas en el menú principal, hay que decir también que soy un poco nula con la informática y si no está super mascado me pierdo fácilmente. Gracias y de verdad quiero darte ánimos para que sigas, ya imagino el trabajazo que supone el blog, yo sería incapaz. Un beso.

    • Gracias Noe!!!!
      No te desquicies, no vale la pena… y date cuenta de que nunca podemos tener la verdad exacta… lo que no quiere decir que no pelees por tus convencimientos. Pero con calma. No olvidemos que los crios, si hay algo que necesitan, es ser felices y estar queridos. A veces un exceso de celo dándoles o quitándoles comida nos lleva a dejar de lado esos aspectos. Hablo por mí!!!!!
      Sí, el blog lleva un tiempo enorme!!!! Pero sarna con gusto… no pica!!!!
      Besazo!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s