El intestino grueso y el proceso digestivo global.

Llegamos a la parte final. El intestino grueso. Y nos va a servir para tratar también sobre temas que no son directamente suyos, pero que engloban al proceso digestivo en general.

Llegados a este punto la dieta resulta fundamental y pequeñas variaciones en qué es lo que comes harán maravillas en cómo te encuentras.

Estreñimiento, dolores de la zona abdominal baja (esto daría para muchísimas entradas más… nos quedamos solo con las digestivas, las mayoritarias), gases, distensión abdominal, eso que la gente llama retención de líquidos… Pues va a ser que esto tampoco es ni medio normal. Habitual sí, pero no normal.

Mira, en el sistema digestivo lo que no se aprueba en “junio” ya no se puede aprobar en “septiembre”. Así que si tu estómago va mal todo lo que vaya por debajo no podrá funcionar correctamente. Luego la parte final, el intestino grueso, será la más sintomática de todas.

Empezando por el estreñimiento. Dejémoslo claro: lo normal es ir todos los días al baño. Todos. De hecho, resulta mucho más normal ir tras cada uno de los momentos en los que comamos. Fíjate en los niños pequeños: comen y cagan. Por ese orden y como situaciones constantemente unidas. Sencillamente porque su reflejo gastro-cólico (estómago-cólon, principio-final), que es algo así como “antes de entrar, dejar salir”, funciona a las mil maravillas.

Y siguiendo por la distensión abdominal… pero claro… esto qué es lo que es??? Vayamos por partes y pongámonos un poco más escatológicos. Si te hincha la barriga o te sientes hinchado puede ser fundamentalmente por dos motivos: líquidos o gaseosos. Si son gaseosos lo sabrás sin ningún género de dudas: tienes una hermosa válvula de salida por la que, tarde o temprano, los gases saldrán con mayor o menor repercusión para tu vida social. No hay otra opción. Una parte puede reabsorberse pero otra encontrará el camino más fácil para igualar presiones.

Así que si las ventosidades (me meo con esta palabra… ventosidad… de viento… jeje) no son algo frecuente, sólo nos quedan las cuestiones líquidas, léase inflamación y no líquidos sin más que andan por ahí flotando… créeme, en los quirófanos no ocurre que te abran la barriga y empiecen a salir esos líquidos. Líquidos que por otra parte te habrás dado cuenta de que dependen clarísimamente de las digestiones: te despiertas cual tabula rasa y según va pasando el día vas hinchando e hinchando… a medida que vas comiendo y comiendo. Llega la noche con un embarazo hermoso y la magia de la luna hace que todo vuelva a su ser. Y otra vez el mismo follón diario. Esto salvo que ya la cosa lleve así un montón de años y entonces ni de noche la inflamación disminuye y ya te despiertas algo hinchado.

Y es este problema líquido (inflamatorio) el gran problema que determina al final la inmensa mayor parte de los problemas del tubo digestivo en su parte final. Problema derivado directamente de la alimentación y en el que eliminar lácteos, trigo y productos procesados hará maravillas a poco que no seas especialmente “raro”. Y lo bueno es que no tendrás que esperar mucho y en una semana deberías notar diferencias clarísimas.

Y hasta aquí el especial sistema digestivo. Se nos han quedado un montón de cosas en el tintero pero tal vez abundar más en ello haciendo un master en autodiagnóstico no sea lo más oportuno. Hay un montón de gente a tu alrededor que sabe un huevo de todo esto y a quien deberías pedir ayuda para que analicen tu problema con detenimiento. La divulgación es solo eso, divulgación.

Pero quédate con un par de apuntes:

Que le pase a todo el mundo no quiere decir que sea normal.

Obsérvate y fíjate qué te sienta bien y qué no para poder hacer pequeñas modificaciones en qué es lo que te comes, cuándo, cómo…

Y ya sabes, si te gusta, compartelo!!!!

Anuncios

8 comentarios en “El intestino grueso y el proceso digestivo global.

  1. Me quedo con la frase “antes de entrar, dejar salir” que sencilla es la cosa y como se llega a complicar a veces… Yo en este aspecto he mejorado muchísimo después de eliminar el trigo y las porquerías de mi alimentación.
    Gracias por hablar de temas tan interesantes, esperando ya el próximo!!
    Un saludo!

  2. Es increíble como durante años nos hicieron creer ( y creímos ) que el estomago es una suerte de procesadora incansable.
    Hablando de ventosidades…tengo una anécdota divertida de cuando era joven y más tonto que ahora….si eso es posible, je.
    En una fiesta de mi trabajo había bebida libre, y terminé tomando de más.
    Llegué a mi casa como pude, y le dije a mi novia de entonces que me sentía muy mal, que tenía un ataque al hígado y que me iba a dormir.
    Al rato me despierto y veo en mi habitación a dos hombres: El médico y el paramédico que había llamado mi temerosa media naranja. Imaginaros el susto que me pegué.
    El doc me hace un par de preguntas, y en base al olor etílico que impregnaba la habitación y mis incoherencias diagnostica: -Tiene una dispepsia bárbara.-
    Y yo estúpidamente, en mi borrachera le digo a mi novia: -Viste que estaba enfermo.-
    Con lo cual los tres estallaron en carcajadas.

    Aclaración: En mi país cuando alguien está borracho, alcoholizado se dice que ” está en pedo “. De ahí el juego de palabras del simpático galeno. No sé como será en España.
    Abrazo y perdón por la desvirtuada Carlos.

  3. Ay, que me sabe a poco, aunque tienes mucha razón en puntualizar que es divulgación.
    Para los que queremos seguir indagando en el tema, ¿dónde podemos profundizar o a qué tipo de profesional consultar? Porque los especialistas en digestivo que he consultado, poco más que me despiden con prisa del despacho con una palmadita en el hombro en cuanto entro en detalles…
    Muchas gracias!!!

    • Hola Paula!!! Aparte de los especialistas médicos en digestivo, barro para casa: especialistas fisioerapeutas en digestivo. Si quieres, fisioterapeutas osteópatas especialistas en el tema visceral.
      Sé que me quedo corto, pero es que si no en vez de ayudar puede que perjudique…
      De cualquier modo, algún tema más por el estilo trataremos, es algo que me gusta mucho!!!!

      • ¡Hola a todos! (lo de as o @ no me va) . Yo puedo decir sobre las harinas que desde que dejé el pan me deshinchó la barriga y al mismo tiempo me olvidé del queso y bajé cuatro k de, como dice Carlos, inflamación; o sea, que anduve toda mi vida con una “mochila” de igual peso. Gracias Carlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s